Sufrimiento fetal | De Madre para Madre
Inicio
>
Desarrollo fetal
>
Sufrimiento fetal

Sufrimiento fetal

Sufrimiento fetal
Crédito de la imagen: 1

¿Qué es el sufrimiento fetal?

El sufrimiento fetal es un problema causado por la falta de oxígeno en la sangre del bebé, y que puede ocurrir durante o antes del parto. Usualmente surge durante el parto, y es diagnosticado cuando el ritmo cardíaco del bebé se desestabiliza. Si existe sufrimiento fetal antes del parto, la solución suele ser iniciar el parto, dependiendo siempre del estado del desarrollo del feto.

Muchos bebés tienen que nacer a través de cesárea, en caso de que fallen la prueba de vitalidad fetal. La prueba de vitalidad fetal se recomienda a las madres que tengan un embarazo de riesgo, como diabetes, embarazo intrauterino, entre otros. La prueba implica analizar el ritmo cardíaco del bebé en combinación con la actividad uterina. Esta prueba usualmente se hace entre la 38º y la 42º semana de gestación, aunque puede ser hecho más pronto, al principio del 3º trimestre. El resultado de la prueba será reactivo o no reactivo. A veces es necesario que la madre se mueva o coma algo, incentivando que el bebé se mueva y conseguir así un resultado más fiable.

La prueba para evaluar el sufrimiento del bebé podrá ser hecha: si sientes que el bebé no se mueve con tanta frecuencia como usualmente, si el parto está atrasado, si existe razón para sospechar que la placenta no funciona adecuadamente o si estás en riesgo por alguna razón. Si tienes alguna sospecha, debes contactar a tu médico asistente para que te haga una prueba de evaluación de vitalidad fetal.

Esa prueba indicará si el bebé está recibiendo suficiente oxígeno debido a problemas del cordón umbilical o de la placenta, u otro tipo de enfermedad fetal.

Síntomas del sufrimiento fetal

Si notas que los movimientos comunes del feto disminuyen, es importante que sepas que eso puede significar que existe un problema.

A veces la disminución del movimiento fetal surge debido a que el bebé deja de tener mucho espacio libre en el útero, pero es importante estar segura de por qué puede estar pasando eso.
Durante el parto, usualmente el bebé es monitorizado a través de un monitor fetal, que a veces muestra señales de que existe un problema: aumento o reducción de la frecuencia cardíaca del bebé, o un ritmo cardíaco inestable puede significar que existe un problema.

Cuando se le extrae sangre al bebé durante el parto, a través de una muestra de su escalpe, puede revelar si existen señales bioquímicas de un problema. Dos problemas comunes son la acidosis fetal y acidosis láctica.

El meconio, si existe en el líquido amniótico también es motivo de preocupación.

Hacer el conteo de las “pataditas del bebé”

Podrás hacer el conteo de las “pataditas del bebé”. Contar los movimientos del bebé es algo fácil, que podrás hacer mientras haces tus actividades diarias. Esto significa que, si el bebé no hace al menos 10 movimiento desde que desayunaste hasta la mitad de la tarde (período de 4 a 6 horas), el bebé puede estar menos bien. Si el bebé hizo 10 movimientos, entonces significa que no tendrás que contar más hasta el próximo día. Este tipo de conteo es recomendado en los casos de embarazo de riesgo o de disminución del movimiento fetal. Intenta marcar los movimientos fetales durante el momento del día en que el bebé está más activo, pero también en un momento en que puedas registrar los movimientos durante por lo menos 4 horas o más, si es necesario. También es indispensable registrar los movimientos siempre a partir del mismo momento del día.

Idealmente, antes de iniciar el conteo, debes comer algo como un snack o comida, pues la ingestión de comida hace que el bebé quede más activo. Como alternativa o adicionalmente, puedes dar un paseo, pues también ayuda a que el bebé de mueva. Después de una visita al baño, échate preferencialmente hacia tu lado izquierdo o relájate en el sofá. Certifícate de que tienes un reloj a la vista y apunta las horas en que sientes lo movimientos del bebé.

Presta atención a cada movimiento del bebé. Registra el número de minutos que dura el movimiento y la hora en que los sentiste. Luego que el bebé haya hecho 10 movimientos, no es necesario contar más.

Si el bebé no ha hecho 10 movimientos, deberás contactar a tu médico para que te haga una prueba que evalúe si existe sufrimiento fetal, verificando el ritmo cardíaco fetal y la actividad uterina.  Lo que puede ocurrir a veces es que algunas madres se acostumbran a los movimientos del bebé y no los sienten durante algún tiempo, estando el bebé perfectamente bien.

Sufrimiento fetal y las formas médicas de detectarlo

  • Disminución de los movimientos fetales (relevante a partir de las 35 semanas);
  • Disminución de la respuesta fetal a estímulos como el sonido o la vibración;
  • Cambios del perfil biofísico (frecuencia cardíaca del feto en respuesta a sus propios movimientos) y de la circulación de la sangre en la placenta y en el feto. Estos cambios pueden ser verificados a través de una ecografía.
  • Insuficiencia de oxigenación cerebral debido a su posicionamiento, problemas en la placenta o compresión del cordón umbilical, como la circular cervical (cordón umbilical enrollado en el cuello). A partir del 7º mes de embarazo, en casos de embarazo de riesgo, se hace una cardiotocografía (registro simultáneo de la frecuencia cardíaca fetal y de las contracciones uterinas). Esta examen/registro puede indicar si el feto está sufriendo alguno de estos problemas.
  • Asfixia del bebé. Durante el trabajo de parto es posible verificar si existe asfixia del bebé a través de una extracción de sangre de la piel de su cabeza, que prueba si existe una disminución del pH del escalpe fetal.
  • Líquido amniótico con meconio. El líquido debe ser claro pudiendo ser casi sin color. Si es verde o marrón oscuro (conteniendo meconio) esto indica que el feto presenta problemas. Sin embargo, solo es posible detectarlo después de la ruptura de la bolsa de aguas.

Un buen estado de oxigenación y un comportamiento normal del bebé en gestación, aparentemente son buenos indicadores. Sin embargo, buenos resultados en una prueba no siempre dan origen a un bebé saludable, pudiendo existir complicaciones difíciles de detectar de estas formas, tales como: prolapso del cordón, desprendimiento de la placenta o la muerte súbita fetal.

Clasifique el artículo