Saber tu período de ovulación a través de la temperatura basal | De Madre para Madre
Inicio
>
Fertilidad y concepción
>
Saber tu período de ovulación a través de la temperatura basal

Saber tu período de ovulación a través de la temperatura basal

Saber tu período de ovulación a través de la temperatura basal

Muchas veces la falta de ovulación es causa de la infertilidad. Uno de los métodos más sencillos de verificar el momento de la ovulación es midiendo tu temperatura corporal basal. Los resultados de la temperatura corporal basal se anotan en una tabla, durante varios ciclos, prediciendo así el momento de tu ovulación. Esta tabla diaria mostrará el momento de la ovulación de forma sencilla y eficaz. Aparte de todo, te indicará el período correcto para concebir.

¿Cómo medir el ciclo menstrual?

Un ciclo menstrual se mide a partir del primer día de la menstruación hasta el último día antes de la próxima menstruación. Por lo general, un ciclo dura aproximadamente 28 días, surgiendo la ovulación a mitad del ciclo, alrededor del 14º día. El período fértil surge 3 días antes de la ovulación y dura hasta 2 días después de la ovulación. Un óvulo sobrevive hasta 24 horas después de la ovulación.

¿Cuándo y cómo medir la temperatura basal?

Usualmente la presencia de un ciclo menstrual regular y de la tensión premenstrual (TPM) significa que existe una ovulación normal. No obstante, medir la temperatura corporal basal es una de las formas de saber si existe y cuándo ocurre la ovulación.

Implica medir diariamente la temperatura, apenas te despiertes, justo antes de levantarte y antes de hacer cualquier otra cosa. Resumiendo, despiertas y mides la temperatura enseguida. Para hacerlo debes colocar el termómetro en la boca, el recto o la vagina; el lugar más eficaz es la boca, ya que es posible verificar la temperatura en menos tiempo.

¿Qué termómetro utilizar?

Lo ideal es usar un termómetro electrónico que detecte las variaciones de décimas de temperatura. Si utilizas otro tipo, también es apropiado, solo debes tener en cuenta que debes colocarlo en la boca durante 5 minutos; y si optas por medir la temperatura colocándolo en la vagina o en el recto, deberás esperar por lo menos 7 minutos.

Este método de medición de la temperatura basal funciona si vas registrando diariamente tu temperatura, durante algunos ciclos. Después podrás verificar que los valores forman un gráfico y, al observar ese gráfico, entenderás cuál es tu período fértil.

¿Cuándo puedes esperar cambios de temperatura?

Tu temperatura basal será más baja durante las 2 primeras semanas del ciclo que anteceden la ovulación, pues la presencia del estrógeno mantiene la temperatura entre los 36/36.5ºC.

Inmediatamente después de la ovulación, la progesterona “aumenta la temperatura” y hay un aumento de 0.5 a 0.8ºC (alrededor de 37ºC) hasta el momento del próximo período menstrual. Esta temperatura surge cuando la ovulación ya ocurrió. Podrán existir picos de temperatura otros días pero, a menos que estos se mantengan, es poco probable que sea porque haya ocurrido la ovulación.

Si tu ciclo menstrual es regular y haces el gráfico durante algunos ciclos, lograrás predecir cuándo surgirá la ovulación.

Si durante todo el ciclo la temperatura basal permanece por debajo de los 37ºC sin un pico significativo, significa que no existió ovulación en ese ciclo.

Todos los valores de la temperatura deben ser registrados en una tabla. Si lo prefieres, puedes elaborar un gráfico que represente tu temperatura corporal basal. Podrás introducir los datos en una tabla de Excel y elaborar un gráfico con los mismos.

¿Y si no aumenta la temperatura?

Si surge un ciclo anovulatorio (sin ovulación), podrá deberse a la disfunción de los ovarios, haciendo que el ovario no libere el óvulo. Cuando esto ocurre, el ovario tampoco libera las hormonas sexuales que regulan la contracción del tubo uterino y el desarrollo anormal del endometrio. La medición de la temperatura basal es muy eficaz, pero hacer un ultrasonido al diámetro folicular también puede ser muy eficaz para detectar problemas de este tipo.

¿Qué factores pueden afectar la temperatura basal?

La temperatura basal podrá ser afectada si no has tenido una buena noche de sueño, si no dormiste al menos 3 horas consecutivas después de haber tenido sexo, si tuviste fiebre o si bebiste alcohol en la noche anterior.

¿Otra opción para medir la temperatura basal?

La ovulación surge cuando la Hormona Luteinizante aumenta, y provoca la liberación del óvulo a través del ovario. El porcentaje de la Hormona Luteinizante aumenta en la circulación sanguínea entre 24 a 36 horas antes de que ocurra la ovulación. Como esta hormona es eliminada a través de la orina, un análisis de orina permite saber si existe más o menos porcentaje de esta hormona. Si existe un porcentaje de Hormona Luteinizante en la orina se prevé que haya ovulación.

Existen tests de ovulación a la venta en farmacias para hacer la orina en casa. Si tu test tiene un resultado positivo, tu ovulación ocurrirá 24 a 48 horas después de ese resultado. No obstante, estos tests de orina deben ser hechos durante varios días – siendo más costosos que la medición de la temperatura basal -, hasta detectar una presencia significativa de la Hormona Luteinizante (resultado positivo). Si tu ciclo es de 28 días, deberás empezar a hacer el test aproximadamente el 9º día después del primer día de menstruación.

¿Se puede detectar un embarazo a través de la temperatura basal?

Sí, en caso de que la temperatura basal permanezca elevada incluso después de que la fase del período menstrual pase (sin surgir), eso puede ser una señal de que estás embarazada. Cuando quedas embarazada, el óvulo es fertilizado en las trompas de Falopio, que enseguida le tomará alrededor de una semana para viajar hasta el útero, donde será implantado. Este es el tiempo que el cuerpo tiene para detectar tu embarazo. Cuando se libera la hormona hCG (gonadotrofina coriónica humana), es normal que la temperatura del cuerpo suba, no de forma tan obvia como cuando ocurrió la ovulación, pero con alguna relevancia, pudiendo ser detectada entre 1 semana a 12 días después del primer pico de temperatura.

¿Medir la temperatura basal es suficiente?

No, pues hacer solo el gráfico de la temperatura basal apenas te indicará si ha ocurrido ovulación. Como el óvulo solo puede vivir entre 12 a 24 horas, en el momento en que la temperatura suba, un día o dos después de la ovulación, el óvulo ya se ha perdido.

Sin embargo, es importante anotar la temperatura basal porque es un excelente indicador para determinar cuándo ocurre la fase ovulatoria, y para determinar si la segunda fase del ciclo – la fase lútea – es suficientemente larga para conseguir una fertilización (esta fase debe durar por lo menos de 9 a 10 días - después de que ocurra la ovulación hasta el día del próximo período menstrual). Cuando estés anotando tu temperatura basal, reúne también otras señales de fertilidad, para determinar el momento ideal para concebir, usando también indicaciones sobre el moco cervical para determinar tu fase más fértil.

Clasifique el artículo