Qué comer y qué no comer durante la lactancia | De Madre para Madre
Inicio
>
Alimentación
>
Qué comer y qué no comer durante la lactancia

Qué comer y qué no comer durante la lactancia

Qué comer y qué no comer durante la lactancia
Crédito de la imagen: 1

Durante el embarazo es normal que se tenga cuidado con lo que se come, evitando algunos alimentos e ingiriendo otros con algún cuidado. Durante la lactancia, este cuidado debe mantenerse – el hecho de que haya terminado el embarazo no significa que puedas abusar con los alimentos.

Los cuidados que se deben tener con la alimentación durante el período de lactancia son exactamente los mismos que cuando estabas embarazada. Como madre que da el pecho, es importante que no pienses solo en tus necesidades, sino también en las de tu bebé, pues, todo lo que ingieres también será ingerido por el bebé a través de la leche que produces.

Lo que es bueno para ti

La calidad de los alimentos que ingieres es lo que más debes tener en cuenta. La fase de lactancia no es la correcta para hacer dietas irracionales para perder el peso adquirido durante el embarazo. Aunque se aconseje agregar 500kcal diarias más a quien amamanta, es más importante la calidad que la cantidad que se ingiere. Cuando se amamanta se recomienda:

  • Vegetales como coliflor, calabaza, pimientos y judías
  • Frutas como naranjas, melón, manzanas, arándanos, melocotón y ciruelas.
  • Cereales integrales como arroz integral, trigo integral y pan de centeno.
  • Las proteínas y las grasas son importantes  y deben ser provenientes especialmente de aceites vegetales; estas adiciones de grasas a la alimentación son buenas para ayudar a crear una leche materna mejor.
  • La leche, el alimento obvio, especialmente la desnatada, ya que es de absorción más fácil. Sin embargo, no es necesario beber leche para producir leche: puedes comer yogur, queso, salmón, semillas de sésamo o tofu.

Lo que es bueno para el bebé

Es importante saber si lo que se ingiere está de acuerdo con lo que el bebé necesita. A veces el bebé no acepta bien lo que la madre ingiere. No obstante, debes saber que tu bebé te hará saber si está aceptando bien o no lo que ingieres: si él no está recibiendo lo que necesita, el número de pañales sucios también disminuirá. Si el bebé está recibiendo más que lo que necesita, el malestar y los gases serán constantes.

Cuando el bebé muestra señales de malestar como diarrea, gases y/o falta de sueño, pueden existir alimentos responsables como:

  • Productos ricos en cafeína como  el chocolate, Coca-Cola, té
  • Comida picante, ajo y canela
  • Leche de vaca
  • Soya, huevos, trigo y nueces
  • Zumo de cítricos y otros
  • Algunos vegetales responsables por perturbaciones gastrointestinales en los adultos como: coles, brócolis, maíz, pepino.

Existen algunos alimentos que deben ser tomados en dosis reducidas, o incluso deben evitarse, como:

  • Aunque sean tomadas ocasionalmente, debe limitarse la ingestión de bebidas alcohólicas a una dosis muy pequeña, para que el alcohol no entre en la leche.
  • El pescado rico en mercurio también debe evitarse, como el pez espada o cualquier pescado que se encuentre a grandes profundidades.
  • Alimentos como el perejil o la menta pueden ser responsables de la disminución de la cantidad de leche por eso, debes ingerirlos con moderación.

Mantente hidratada

Es aconsejable beber alrededor de 6 a 8 vasos de agua diariamente durante el período de lactancia. Sin embargo, solo debes beber hasta no tener sed ya que beber hasta sentirte hinchada puede tener un efecto opuesto y disminuir la producción de leche.

Perder peso después del embarazo

Una pérdida de peso rápida puede ser perjudicial para el bebé ya que causa la liberación de toxinas, usualmente almacenadas en los tejidos grasos, hacia el flujo sanguíneo, terminando en la leche que el bebé tomará. Si estás perdiendo más de 1 kilo a la semana, se recomienda que ingieras más calorías. Pero tampoco te preocupes mucho con el peso, pues el amamantamiento te ayudará a librarte de los depósitos de grasa acumulados durante el embarazo. Sin embargo, debes contar con 9 meses o un año para volver al peso que tenías antes del embarazo. Y ni pienses en perder peso hasta que pasen por lo menos 6 semanas después del nacimiento del bebé. Si limitas lo que comes durante la lactancia también estarás reduciendo la producción de leche. Perder entre 500 gramos a 1 kilo a la semana, combinados con una alimentación saludable y ejercicio moderado, puede ser una buena solución.

La dieta después del embarazo solo puede ser una: el balance. Es decir, una alimentación balanceada con carbohidratos complejos, fruta, vegetales, grasas y proteínas, con una dosis baja de alimentos procesados y con azúcar. Es importante crear un plan alimenticio que sea bueno para ti y adecuado para tu bebé.

Nota: Si notas que tienes algún tipo de falla o necesidad en tu dieta, debes conversar con tu médico para regular esa falla con suplementos vitamínicos.

Clasifique el artículo