Las principales dudas acerca del sexo durante el embarazo, aclaradas | De Madre para Madre
Inicio
>
Embarazo
>
Las principales dudas acerca del sexo durante el embarazo, aclaradas

Las principales dudas acerca del sexo durante el embarazo, aclaradas

Las principales dudas acerca del sexo durante el embarazo, aclaradas
Crédito de la imagen: 1

Si bien es cierto que el embarazo trae muchas alegrías, también es verdad que genera muchas dudas, incluso en cuanto a la sexualidad. Te dejamos algunas de las principales dudas sobre este tema aclaradas.

¿El sexo durante el embarazo es seguro?

El sexo durante el embarazo es seguro y saludable, mientras no existan indicaciones médicas que digan lo contrario. Sin embargo, una mujer embarazada debe evitar tener relaciones sexuales si:

  • Sus partos anteriores fueron prematuros
  • Si su cérvix (o cuello uterino) está dilatado
  • Si ya tuvo abortos espontáneos
  • Si tuvo sangrado vaginal
  • Si tuvo un embarazo múltiple
  • Si sufre de placenta previa
  • Si existe fuga de líquido amniótico
  • Si ella o su compañero han sufrido ya de alguna ETS

En la ausencia de este tipo de contraindicaciones, podrás tener relaciones sexuales hasta alrededor de 2 semanas antes de la fecha prevista del parto. Sin embargo, certifícate siempre con tu médico, pues cada caso es un caso.

¿Qué cuidados tener?

Deben tenerse algunos cuidados par que durante el sexto no haya presión en el abdomen de la mujer; para evitar este riesgo existen posiciones sexuales más adecuadas. También no se aconseja tener sexo violento y penetraciones demasiado profundas pues podrán ser dolorosas. El sexo deberá ser algo suave durante el embarazo. Deberás evitar tener sexo en bañeras y en ambientes acuáticos, o en lugares que puedan provocar caídas o riesgos. También deberás evitar el uso de lubricantes o cremas que puedan provocar reacciones alérgicas.

¿El acto sexual lastimará al bebé?

El bebé no sufrirá ni se lastimará con el acto sexual. La membrana protectora que sella la cérvix ayuda a proteger el bebé; el saco amniótico y los fuertes músculos del útero también protegen el bebé. Y aunque el bebé se pueda mover más durante un gran orgasmo, será debido a que su corazón late más rápido y no porque esté sufriendo.

Penetración vaginal durante el embarazo, ¿es seguro?

Si, el coito solo no es aconsejado si el médico así lo indica. No se recomienda tener sexo durante la gestación en los casos de embarazo de riesgo Si usas juguetes sexuales debes asegurarte de que están desinfectados y que no tienen poros y ranuras donde se puedan alojar bacterias que podrán causar infecciones, debes también usar lubricante y evitar ejercer demasiada fuerza con estos juguetes. No obstante, esto no quiere decir que este tipo de juguetes no sean recomendados pero, si tienes dudas, lo ideal será optar por un vibrador de clítoris, evitando así riesgo de infecciones.

¿Qué posiciones se aconsejan durante el embarazo?

El embarazo es una buena oportunidad para darle alas a la creatividad y dejarla al servicio de la vida sexual. Especialmente durante el segundo trimestre, es buena idea evitar estar mucho tiempo boca arriba, dicho esto, las posiciones más aconsejadas incluyen la mujer arriba, la posición de la cucharita (ambos lado a lado de espaldas) y la posición del perrito (la mujer sobre sus manos y rodillas y el hombre por detrás). En el segundo y especialmente en el tercer trimestre, la mujer podrá sangrar un poco después del acto, esto se debe a que los vasos sanguíneos que están en la superficie de la cérvix se pueden romper, pero esto no es necesariamente alarmante o problemático.

¿El sexo oral es seguro?

El sexo oral es seguro; y a pesar de que la barriga haga que la vulva desaparezca de tu campo visual, ella está allí, por eso no olvides que el sexo oral también es importante. Si pretendes ayudar a tu compañero, usa un pequeño vibrador especialmente para el clítoris. Sin embargo, es muy importante que tu compañero jamás sople tu vagina, ya que esto puede causar una burbuja de aire y a su vez bloquear un vaso sanguíneo, provocando una embolia y el riesgo de vida o muerte tanto para ti como para tu bebé.


¿Podrá un orgasmo provocar el parto?

El orgasmo libera oxitocina que hace con que el útero tenga contracciones. El semen también contiene prostaglandina que puede causar un efecto semejante si es eyaculado en la vagina en estas condiciones. Por eso, si estás cerca del momento del trabajo de parto o del parto, la probabilidad de que el orgasmo provoque el parto es alta. Sin embargo, el orgasmo, naturalmente, podrá causar calambres, que durante un embarazo normal – sin riesgos – no son un problema; pero consulta siempre con tu médico este tipo de síntomas, e incluso otros que consideres menos usuales, él analizará tu caso y te aconsejará apropiadamente. ¡Es mejor prevenir!

ETS y embarazo, ¿qué debo saber?

Si tienes dudas o sabes que estuviste expuesta a una enfermedad de transmisión sexual, es muy importante que busques un médico inmediatamente y hagas los correspondientes exámenes, pues podrás poner tu salud y la del feto en riesgo.

Deseo: ¿mucho, igual o ninguno?

El cuerpo de una mujer embarazada pasa por muchos cambios durante el embarazo: la fase inicial del embarazo deja el cuerpo en un estado de alboroto hormonal con sentimientos de cansancio y náuseas que pueden reducir el deseo sexual. El aumento de peso, los dolores de espalda y otros factores pueden provocar la falta de deseo sexual. Durante el segundo trimestre cuando existe un aumento del flujo sanguíneo, incluso en los órganos sexuales y en el pecho, el deseo sexual suele aumentar.

Pero aunque el sexo sea seguro en un embarazo normal, esto no significa necesariamente que te apetezca hacerlo. Muchas mujeres embarazadas sienten una especie de deseo sexual intermitente: depende de la fase del embarazo en la que se encuentren. Muchas mujeres también consideran que el sexo es más incómodo a medida que el cuerpo se ensancha. Otras mujeres embarazadas simplemente pierden el deseo y el interés por tener sexo, no solo porque el cuerpo está grande sino también porque están muy ansiosas por el hecho de que serán futuras madres – en verdad es algo que varía según cada mujer.

No obstante, es muy importante que mantengas una comunicación muy clara con tu compañero ya que podrá no entender del todo tus motivos, y si no se los explicas no los sabrá.

¿Masturbación durante el embarazo?

La masturbación es una excelente forma de liberar el estrés y de aliviarte a ti y a tu compañero de mucha tensión sexual acumulada. Masturbarse en conjunto podrá ayudar a reducir la tensión y la ansiedad que puedan sentir relativamente al coito. Pero si te aconsejaron a no tener relaciones sexuales durante el embarazo, también deberás evitar la masturbación ya que las contracciones provocadas por el orgasmo podrán desencadenar un parto prematuro.

Sexo anal, ¿es seguro durante el embarazo?

Generalmente el sexo anal no es muy recomendado durante el embarazo. El sexo anal podrá ser bastante incómodo especialmente si sufres de hemorroides relacionadas con el embarazo. Aparte de eso, el sexo anal puede causar infecciones relacionadas con bacterias que pasen del recto a la vagina. Si te prohibieron tener sexo durante el embarazo, el sexo anal también está incluido. Sin embargo, el sexo anal no causa ningún daño directo al bebé y si realmente deseas hacerlo, debe ser de manera muy suave. Como parte de los preliminares, utiliza bastante lubricante y pídele a tu compañero que juegue apenas con un dedo, y asegúrate de que estás muy relajada. La penetración deberá ser algo siempre cómodo y bueno, si no lo sientes así, ¡olvídalo! Si decides tener sexo vaginal después del sexo anal, es muy importante que tu compañero lave muy bien el pene con jabón antibacteriano – o incluso mejor, que use un preservativo en ambas situaciones-, para evitar infecciones vaginales o transmisión de E.Coli.

Después del nacimiento del bebé, ¿cuándo se pueden tener relaciones sexuales?

Bien hayas tenido un parto vaginal o a través de cesárea, el cuerpo necesita tiempo para curarse. Usualmente, alrededor de 4 a 6 semanas después del parto podrás volver a tener relaciones sexuales, no obstante, si fuiste sometida a una episiotomía o una cesárea necesitarás cuidados extra. Para evitar presiones en esa área, las posiciones en que ambos estén lado a lado son las más aconsejadas. En este tipo de situación, la mujer debe decirle a su compañero si está preparada, o si debe tener sexo después de que las cicatrices estén sanadas – lo que puede variar según cada mujer. Las secreciones vaginales disminuyen después del parto, por eso es posible que la vagina esté seca durante el coito; en este caso es aconsejable usar lubricante a base de agua.

Si, a pesar de todo, y de estar ya sanada, no tienes muchas ganas o estás demasiado cansada para pensar en sexo, puedes intentar mantener la intimidad de otras formas: envíale mensajes cariñosos a tu compañero, reserva algunos momentos del día especialmente para ambos – aunque sea un poco antes de que se vayan a dormir o por la mañana. Vayan con calma y cuando ambos estén preparados para el sexo, será algo natural, pero cuidado ya que si no planean tener otro bebé en breve, deben usar un método anticonceptivo.

Clasifique el artículo