Cómo saber si el bebé está deshidratado | De Madre para Madre
Inicio
>
Alimentación
>
Cómo saber si el bebé está deshidratado

Cómo saber si el bebé está deshidratado

Cómo saber si el bebé está deshidratado
Crédito de la imagen: 1

Al reconocer las señales de deshidratación en el bebé, podrás prevenir serios problemas y, en casos extremos, el riesgo de muerte.

Conoce cuáles son los síntomas de deshidratación en un bebé y descubre cómo la puedes prevenir.

Deshidratación en el bebé

La deshidratación surge en el bebé cuando este pierde más fluidos que los que ingiere, quedando sin suficientes fluidos en el cuerpo. La pérdida de fluidos puede surgir debido a diversas situaciones como el vómito, la diarrea o simplemente el sudor.

El calor puede ser uno de los factores más deshidratantes para el bebé. Ya sea cuando el bebé está expuesto al calor de la estación o por el hecho de estar enfermo.

Un bebé es más propenso a deshidratarse porque su metabolismo es más elevado. Un bebé necesita más agua, pues sus pequeños riñones todavía no están acostumbrados a conservar agua. Aparte de estos factores, el sistema inmunitario de un bebé todavía no está completamente desarrollado, aumentando la posibilidad de contraer una enfermedad que puede causar fiebre, diarrea y vómitos que, a su vez, pueden provocar deshidratación. Muchos bebés también se rehúsan a beber agua cuando están enfermos o incómodos, siendo más fácil que se deshidraten.

Síntomas de un bebé deshidratado

La deshidratación puede surgir en diversos niveles de gravedad, pudiendo ser algo más superficial o, en un caso extremo, podrá llevar a la muerte del bebé. Los síntomas de la deshidratación son:

  • Orina oscura y con un olor muy fuerte
  • Menos pañales sucios
  • Apatía
  • Irritabilidad
  • Falta de lágrimas cuando llora
  • Labios secos y/o boca seca

Un bebé podrá estar seriamente deshidratado si:

  • Los ojos están semicerrados
  • La fontanela (mollera) está hundida
  • Tiene las manos y los pies fríos

La deshidratación puede ser causada por varios factores incluyendo:

Fiebre – la temperatura del cuerpo sube a causa de la sudoración excesiva, haciendo que los líquidos del cuerpo se evaporen y se eliminen a través de la piel.

Diarrea – los fluidos son perdidos a través de heces en exceso.

Vómito – los fluidos son perdidos a través del vómito, antes de entrar en el cuerpo del bebé.

Calor excesivo – el tiempo caliente, la exposición solar o un lugar muy caliente hacen que el bebé sude, haciendo que el agua sea eliminada de su cuerpo.

Rehusarse a comer – el bebé puede rehusarse a comer si está enfermo, si está incómodo o si tiene algún problema en la boca o en la garganta

Cómo tratar la deshidratación

Si sospechas que tu bebé se está deshidratando, sigue dándole el pecho, o dale el biberón lo máximo que te lo permita, y llévalo al médico. Si el bebé está deshidratado, el médico podrá confirmar el diagnóstico y aconsejar el tratamiento correcto; pudiendo ser una solución oral hidratante que puede incluir líquidos electrolíticos especiales para reponer el agua y las sales perdidas. Podrás prevenir y tratar la deshidratación de las siguientes maneras:

Fiebre – dale bastantes líquidos a tu bebé para reponer los que perdió con la sudoración provocada por la fiebre.

Diarrea – evita darle zumos de frutas a tu bebé, pues pueden empeorar la diarrea, y no le des ningún medicamento para parar la diarrea a menos que el médico lo haya prescrito.

Vómito – dale pequeñas cantidades de líquidos a tu bebé, varias veces al día.

Calor excesivo – dale más líquido de lo habitual.

Si el bebé muestra síntomas o si sospechas que tiene una deshidratación media o seria, debes llevarlo inmediatamente al hospital para que sea hidratado urgentemente de forma segura.

Prevenir la deshidratación

La mejor forma de prevenir la deshidratación es certificándote de que tu bebé toma bastante líquido. Dale el pecho con más frecuencia. Si el bebé ya tiene más de 4 meses de edad, puedes agregar más agua a su alimentación; si ya consume cosas sólidas, le puedes dar aún más agua.

Ten siempre en consideración el clima donde tu bebé se encuentra. Si sientes calor, probablemente él también, especialmente durante los días más calientes o con la calefacción encendida. No envuelvas al bebé con mantas o con ropa demasiado caliente, especialmente si vas en pantalón corto y camiseta. Viste al bebé según la estación del año. Cuando estés en el exterior y el calor sea intenso, busca lugares frescos y con sombra; cuando estés en el interior, certifícate de que el lugar tiene una buena temperatura y está ventilado.

La deshidratación puede ser más o menos grave, pero ten siempre en cuenta las causas y los síntomas, y prevé la deshidratación antes que sea demasiado tarde.

Clasifique el artículo